Proyecto tributario: Comisión de Hacienda empieza a calentar motores

Después de tres semanas de receso, el próximo martes la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados retomará el análisis del proyecto de modernización tributaria con una amplia demanda de interesados en entregar su visión.

Los primeros en descargar sus opiniones serán dos incumbentes, protagonistas clave de la anterior reforma tributaria de Michelle Bachelet: el extesorero Hernán Frigolett y el exdirector del Servicio de Impuestos Internos (SII) Michel Jorratt, quien ha sido crítico del proyecto del gobierno.

Y el miércoles, los parlamentarios escucharán a los representantes de los empresarios: Bernardo Larraín, de la Sofofa (Sociedad de Fomento Fabril), y Roberto Rojas, presidente de la Confederación Nacional de la Pequeña Industria y Artesanado de Chile, Conupia. Más Ramón López, el economista que acompañó la candidatura del Frente Amplio y que es académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

Estos nombres son los primeros de al menos 50 audiencias que tendrá la comisión, debido a que a la lista de invitados de casi 15 expertos por cada bloque político hay otro tanto de interesados que han solicitado a través de la web ser escuchados. Es así como los 13 diputados recibirán en estos meses a exautoridades, representantes del Banco Central, del SII, de los Tribunales Tributarios y Aduaneros, de los gremios, y expertos de estudios jurídicos, consultoras, auditoras y asociaciones privadas y públicas.

El formato establecido es que las audiencias se prolonguen por 15 minutos y después los parlamentarios ocupen una hora en preguntas. “La idea de estas exposiciones es analizar el ámbito más macro del proyecto: si adiciona recursos o no al erario fiscal; si se mejora o no la equidad tributaria; las implicancias de la integración; a quién favorece; de acuerdo a la expertise de cada uno”, explicó el presidente de la instancia, diputado Pablo Lorenzini (DC).

Con este esquema, el cálculo indica que las sesiones de noviembre, diciembre y enero se destinarán a las audiencias, para votar la idea de legislar al término del año legislativo (última semana de enero).

Porque, además, la Comisión de Hacienda no podrá enfocarse 100% al proyecto tributario, ya que la presidenta de la Cámara, Maya Fernández, les solicitó que fueran despachando algunas iniciativas que requieren de su revisión técnica, ya que por esta instancia deben pasar todos los proyectos que conllevan gasto fiscal, y por ello la próxima semana en los primeros puntos figuran la Convención sobre Armas Químicas y el fortalecimiento del Servicio Nacional de Aduanas. “La Presidenta de la Cámara me pidió que viéramos algunos temas adicionalmente, porque no hay proyectos para ver en sala”, admitió Lorenzini.

A ello se debe agregar, en noviembre, la tramitación del proyecto de presupuestos que desde ya impedirá a las comisiones sesionar el martes 13 de noviembre, porque ese día se verá en la sala de la Cámara el erario fiscal.

Fuego amigo y menos apoyo

Entremedio de este receso de tramitación legislativa -porque se estaba analizando el proyecto de presupuestos-, la discusión entre los expertos no amainó, sino todo lo contrario, y las críticas a distintos aspectos del proyecto están empezando a apilarse.

Desde la misma vereda, el expresidente del Banco Central Rodrigo Vergara cuestionó las ventanas abiertas para repatriación de capitales y para declarar el FUT (Fondo de Utilidades Tributables) señalando que solo tenían un efecto recaudatorio y que eran regresivas: desde Clapes-UC -creación del ministro de Hacienda, Felipe Larraín- los expertos Salvador Valdés y Luis Felipe Lagos advirtieron que la depreciación instantánea solo tiene efecto transitorio y después provoca una “significativa caída de la inversión”.

En la otra vereda, tanto el expresidente del Banco Central José de Gregorio como el exministro de Hacienda Rodrigo Valdés esta semana emitieron duras declaraciones contra la iniciativa: “Para qué gastar energía en un proyecto como este (…) es macroeconómicamente insignificante”, dijo el primero; mientras que el segundo pidió “que (el gobierno) no venda la mula de que es horizontalmente equitativo”.

A ello se suma el reclamo de la Conapyme y de la multigremial Asech (Asociación de Emprendedores) contra la cláusula pyme propuesta en esta reforma, porque les aumentará las exigencias de contabilidad. Solicitaron mantener el 14 ter ideado por Bachelet, pero mejorarlo para que ingresen más empresas de igual tamaño.

Pese a las últimas críticas, en el gobierno están confiados en que la idea de no legislar dejó de tener fuerza en la oposición. Es más, señalan que de las declaraciones de Matías Walker el martes pasado se desprende que hay parte de la oposición que está en la dinámica de negociar y sentar las bases de un acuerdo.

Sin embargo, no todos sacan las mismas conclusiones. “Hay muchos en la Cámara a quienes no les gusta el proyecto, hay muchas dudas con las cifras, así que aún no se puede garantizar que no se rechazará la idea de legislar. Dependerá de la voluntad del gobierno a hacer los cambios”, comentó Lorenzini al recordar que la comisión aún no recibe las respuestas de Hacienda a la veintena de preguntas realizadas sobre los cálculos del informe financiero.

En tanto, la oposición se sigue armando y el miércoles en el Congreso se reunieron los diputados Lorenzini, Manuel Monsalve (PS), Alejandra Sepúlveda (regionalista), Daniel Núñez (PC) y representantes de Giorgio Jackson (RD), para “ir aterrizando” una minuta con los ocho puntos más relevantes que levantarán como planteamiento oficial de la oposición para sentarse a conversar con el Ejecutivo.

Artículo de Miriam Leiva

Fuente: La Tercera

Comparte este post

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
0
    0
    Carro de Compras
    No tienes comprasAgregar Módulos